Django sin cadenas

Vuelve Tarantino y lo hace fulminantemente para competir por la estatuilla, pese a que no está fácil en esta categoría. ¿Tiene con qué vencer?

¿Por qué sí?
Quentin Tarantino deslumbra a Hollywood nuevamente con un western al que le pone su inconfundible estilo.

La película, de enorme éxito en taquilla, tiene ritmo, ingenio, ironía, aderezos cómicos y sangre chispeante. Todo aquello que ha convertido al director en un nombre de culto, al que las audiencias siguen porque "es Tarantino".

¿Por qué no?
Algunos aseguran que aunque es una buena cinta, no es lo mejor del director. El hecho de que sea un western pudo haberla colocado en el ramillete de las favoritas a Mejor Película para darle variedad a los géneros de las nominadas.

Por otro lado, un país que aún se recupera del duelo por la masacre de unos niños en una escuela parece poco proclive a premiar una historia en la que imperan las armas y la violencia.

Medios Asociados: 

Publicidad

PUBLICIDAD

COMENTARIOS

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.