Este perro tenía más de 100 piedras en su estomago

Barney, como se conoce al labrador, las tragó en un paseo por la playa. Su dueña se sorprendió cuando el veterinario le entregó una radiografía del animal.

Kim Woollard salió a pasear con su perro a una playa en Kent, al sureste de Londres, y nunca notó que su mascota hiciera algo fuera de lo común.

Cuando volvió a su casa vio que en la cesta de Barney se encontraban unas piedras, pero en ese momento eso no le despertó ninguna sospecha.

Sin embargo, al otro día el animal se enfermó y tuvo que llevarlo al veterinario.

Una gran sorpresa se llevo Woollard cuando vio, en la radiografía realizada para saber qué le sucedía a su perro, que este había ingerido una gran cantidad de rocas.

Inmediatamente el labrador, de color chocolate, fue sometido a una operación en la cual se le retiraron 79 piedras.

Aunque el perro se recupera satisfactoriamente, ahora son sus dientes los que necesitan una operación, pues los dañó cuando consumía las rocas.

Medios Asociados: 

Publicidad

PUBLICIDAD

COMENTARIOS

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.