Renuncia del papa Benedicto XVI

Renuncia del papa Benedicto XVI

Papa habla por primera vez en público de su renuncia

Sostuvo, ante unos diez mil fieles que asistieron a la audiencia de este miércoles, que su decisión fue tomada "en plena libertad por el bien de la Iglesia".

"Queridos hermanos y hermanas, como saben, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me confió el 19 de abril 2005. Lo he hecho en plena libertad para el bien de la Iglesia, después de haber orado largamente y tras examinar mi conciencia delante de Dios", dijo Benedicto XVI en su primera aparición pública, en el Aula Pablo VI del Vaticano, tras anunciar que renunciará al papado el 28 de febrero.

El papa Ratzinger agregó que es "consciente de la importancia del hecho, pero también consciente de no ser capaz de llevar a cabo el ministerio petrino con la fuerza física y el espíritu que lo requiera".

"Me apoya y me ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo, el cual nunca le hará faltar su guía y su cuidado. Gracias a todos por el amor y la oración con que me habéis acompañado. Continúen orando por el Papa y por la Iglesia", concluyó.

Los miles de presentes le respondieron con una gran ovación, aún mayor que la que le dedicaron a su llegada al Aula Pablo VI para la tradicional audiencia de los miércoles.

El Pontífice entró en sala a las 10.44 horas local (09.44 gmt), mientras los fieles en pie, aplaudieron, le expresaron frases de cariño y ondearon banderas de diferentes países.

Benedicto XVI entró solo, acompañado a varios metros de distancia de su secretario personal y prefecto de la Casa Pontificia, Georg Ganswein.

Sonriendo, el obispo de Roma respondió con las manos a los afectos de los presentes, mientras sonaba música religiosa.

Inmediatamente después leyó el breve texto y comenzó la audiencia, cuya catequesis dedica a la Cuaresma, que comienza este miércoles de ceniza.

Concluida la catequesis, los presentes aplaudieron durante varios minutos al Pontífice, a quien se le vio sonreír.

Observadores vaticanos aseguraron que ha sido una de las mayores ovaciones al papa en los últimos meses.

"Gracias santidad", aparecía escrito en una de las muchas pancartas llevadas por los fieles.

Respecto a la catequesis, el papa dijo que la Cuaresma es un tiempo de conversión e invitó a los fieles a renovar ese compromiso de conversión, "dejando espacio a Dios, aprendiendo a mirar con sus ojos la realidad de cada día".

Ciudad del Vaticano

Medios Asociados: 

Publicidad

PUBLICIDAD

COMENTARIOS

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.