Comisión se ofrece a mediar en liberación de secuestrados del ELN

La llamada Comisión Facilitadora Civil ofreció su ayuda a efectos de realizar las tareas para la liberación de cinco extranjeros y tres colombianos.

El ELN, la segunda guerrilla del país, secuestró el pasado 18 de enero en el caserío Nosorí, del departamento de Bolívar, a los geólogos peruanos Javier Leandro Ochoa y José Antonio Mamani, al canadiense Jernot Wober, y a los colombianos William Batista, Manuel Zabaleta y un tercero más cuya identidad no ha sido facilitada, trabajadores de minera Geo Explorer.

Ayer, a través de un comunicado esa guerrilla informó que también tiene en su poder a los ciudadanos alemanes Breur Uwe y Breuer Günther Otto, a los que hizo cautivos en la región del Catatumbo (frontera con venezuela) y los considera "agentes de inteligencia".

La Comisión señala en el documento que para que se den diálogos de paz con el Gobierno colombiano "deben cesar acciones que, como el secuestro, resultan incongruentes con estos propósitos".

En los últimos meses, el ELN ha reclamado formar parte del proceso de paz que el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lleva adelante en Cuba, a lo que el presidente Santos no ha dado "luz verde".

La comisión también condena los secuestros del ELN al considerar que esos hechos "vulneran la dignidad humana", al tiempo que exhortan al grupo guerrillero que los ponga en libertad "inmediatamente" y "sin condición alguna".

De la comisión hacen parte los excandidatos presidenciales Horacio Serpa y Antonio Navarro; el exprocurador Jaime Bernal Cuéllar, los sacerdotes Darío Echeverri Gabriel Izquierdo y Mario Gómez, entre otros.

El documento recuerda que ese cuerpo fue creado "para ofrecer su concurso humanitario" cuando el ELN hizo secuestros masivos en el país.

Bogotá

 

Medios Asociados: 

Publicidad

PUBLICIDAD

COMENTARIOS

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.