“Dignidad de expresidentes no se defiende a gritos ni con insultos": Santos

Se debe hacer por los canales diplomáticos, dijo el presidente, en medio de voces que le piden defender a Álvaro Uribe ante ataques de Nicolás Maduro.

Sin referirse específicamente al caso de Uribe, el presidente Juan Manuel Santos aseguró este lunes a través de su cuenta en Twitter: "La dignidad de los expresidentes no se defiende a gritos ni con insultos públicos, sino por los canales diplomáticos correspondientes".

Horas antes, Andrés Pastrana cuestionó que Santos y la Cancillería colombiana no se hayan pronunciado directamente luego de que Nicolás Maduro, en tono acalorado y sin prueba alguna, acusará de asesino a Álvaro Uribe Vélez.

En diálogo con Blu Radio, Pastrana consideró indispensable "la defensa de la dignidad del Estado y de un expresidente de Colombia, quien lleva la representación del país".

Según el expresidente colombiano, la elección de Maduro tiene visos de ilegitimidad y actos como el de las agresiones en la Asamblea Nacional de Venezuela a la oposición y el control a los medios de comunicación no deben ser avalados por el Gobierno Santos y los partidos políticos de la Unidad Nacional.


"Simón Gaviria no lee"

La posición de Pastrana ha generado diferentes reacciones. Hay quienes lo apoyan, pero también quienes, como el senador Simón Gaviria, creen que el expresidente está formalizando así una alianza con Álvaro Uribe para atacar a Juan Manuel Santos.

Al respecto, el expresidente le dijo a Blu Radio: "El problema de Simón Gaviria es que como él no lee, posiblemente no ha leído lo que ocurrió en mi Gobierno. En mi Gobierno lo que yo hice fue precisamente un proceso de paz".

Recalcó Pastrana que el proceso entre Santos y las FARC es un "reconocimiento" al proceso de paz del Caguán. "Sin el Caguán -afirmó- no hubiera podido existir (el proceso de) La Habana".

 

Medios Asociados: 

Publicidad

PUBLICIDAD

COMENTARIOS

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión
Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.