Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Nuestra Señora de Guadalupe: datos que no sabe sobre su imagen

Han transcurrido 492 años desde que se conmemora a aparición de la Virgen de Nuestra Señora de Guadalupe, una figura religiosa que ha dejado una huella profunda en la cultura mexicana y Latinoamérica. Le contamos detalles curiosos sobre su imagen.

El 12 de diciembre se conmemora el Día de la Virgen de Guadalupe.
El 12 de diciembre se conmemora el Día de la Virgen de Guadalupe.
AFP

El 12 de diciembre marca la celebración anual del Día de la Virgen de Guadalupe, una festividad católica arraigada especialmente en México, aunque también observada con devoción en diversas regiones de América Latina. Esta conmemoración no solo es un evento religioso, sino que también encapsula una rica historia que ha dejado una profunda huella en la cultura y la fe de la región.

La trama de la Virgen de Guadalupe cobra vida a través de la figura de Juan Diego, un indígena de 57 años cuyo encuentro con la imagen se convirtió en un hito significativo. Este humilde hombre fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en 2002, otorgándole un estatus santo. La Virgen de Guadalupe, en una de sus apariciones a Juan Diego, le encomendó la tarea de recolectar rosas de Castilla que milagrosamente florecieron en terreno árido. La finalidad de este encargo era presentarlas como prueba de las revelaciones al Obispo de México, Fray Juan de Zumárraga.

La escena se desarrolló cuando Juan Diego desplegó su tilma, una tela sencilla que llevaba consigo, revelando no solo las rosas sino también la sorprendente impresión de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. Este evento marcó un punto crucial, ya que, durante los siguientes siete años, más de nueve millones de indígenas abrazaron la fe cristiana.

Por ende, a continuación, compartimos datos curiosos y fascinantes acerca de la imagen de la Virgen de Guadalupe, la cual ha dejado una impresión duradera no solo en la comunidad cristiana, sino también en el ámbito científico.

Publicidad

Posee atributos que resultan imposibles de recrear


La tilma que pertenecía a Juan Diego era de baja calidad, con una superficie áspera y confeccionada con fibras de cactus, lo que la hacía difícil de manejar y aún más complicada para pintar sobre ella una imagen duradera. A pesar de estas adversidades, la imagen de la Virgen se mantiene intacta, desconcertando a algunos científicos que han estudiado la tilma y aseguran que no se empleó ninguna técnica preparatoria en su superficie. Curiosamente, la zona que alberga la imagen presenta una suavidad similar a la seda, mientras que las áreas sin la presencia de la Virgen conservan su textura áspera y tosca.

En un análisis más detenido realizado por expertos en fotografía infrarroja a finales de la década de 1970, se llegó a la conclusión de que la imagen no exhibe trazos de pincel, sino que parece haber sido plasmada de manera integral al mismo tiempo. Además, se determinó que los colores utilizados en la imagen no contienen elementos de origen animal o mineral, ya que los colores sintéticos no estaban disponibles en 1531. Este fenómeno suscita aún más preguntas sobre la naturaleza inexplicable y sobrenatural de la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Notables características de la imagen


El médico mexicano, Carlos Fernández de Castillo, examinó detalladamente la tilma de Juan Diego, identificando una flor de cuatro pétalos en el vientre de María. Esta flor, conocida por los aztecas como la Nahui Ollin, simboliza el sol y la plenitud. Tras exhaustivos análisis, el médico concluyó que las dimensiones del cuerpo de la Virgen de Guadalupe sugieren una figura materna a punto de dar a luz, hecho que cobra relevancia al considerar la proximidad de la celebración de la Virgen, el 12 de diciembre, con la festividad navideña.

Publicidad

Una imagen indestructible


La venerada imagen de la Virgen de Guadalupe ha enfrentado dos amenazas notables a lo largo de los siglos, ambas marcadas por eventos impactantes. En 1785, un trabajador que limpiaba el revestimiento de un vidrio derramó accidentalmente ácido nítrico sobre una extensa parte de la imagen. Este incidente podría haber causado la corrosión inmediata de la imagen y el resto de la tilma. No obstante, la imagen se autoregeneró en un asombroso lapso de 30 días, manteniéndose intacta hasta nuestros días.

En 1921, otra prueba desafiante se presentó cuando un individuo escondió 29 varas de dinamita dentro de un jarrón de rosas, colocándolo frente a la imagen en la Basílica de Guadalupe. La detonación resultante causó la devastación del suelo y del reclinatorio de mármol, llegando incluso a afectar ventanas ubicadas a 150 metros de distancia. A pesar de la magnitud de la explosión, la imagen y el vidrio que la rodeaba permanecieron milagrosamente ilesos, destacando la inexplicable protección que ha rodeado a la Virgen de Guadalupe a lo largo de la historia.

El segundo templo más visitado en el mundo


La Basílica de Guadalupe, hogar de la venerada imagen de la Virgen, ocupa el segundo lugar como el templo católico más visitado en el mundo. El primer puesto, indiscutiblemente, lo ostenta la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano.

  • Publicidad