Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Estos son los 7 desastres naturales que han cambiado al mundo

Numerosos fenómenos han dejado su huella en la Tierra. Conozca algunos de estos desastres naturales que han logrado quedar en la memoria porque a la fecha siguen afectando la vida de miles de personas.

Los desastres naturales van desde terremotos, tsunamis hasta huracanes y erupciones volcánicas.
Los desastres naturales van desde terremotos, tsunamis hasta huracanes y erupciones volcánicas.
Quang Nguyen Vinh/pexels

Los desastres naturales constituyen eventos que han marcado la trayectoria de la humanidad a lo largo de los años, afectando a más de un millón de personas en todo el mundo. De la misma manera, es importante reconocer que estos fenómenos, que van desde terremotos y tsunamis hasta huracanes y erupciones volcánicas, han dejado huella en la memoria colectiva de las personas.

En este sentido, es fundamental que reconozca los diversos desastres naturales que han impactado a nivel mundial, configurando episodios históricos que perduran en la conciencia de la humanidad.

El Terremoto de Shaanxi (China) - 1556


El 23 de enero de 1556, la provincia de Shaanxi fue testigo de uno de los eventos sísmicos más devastadores de la historia, conocido como el Terremoto de Shaanxi o el Gran Terremoto de China. Este catastrófico evento registró una magnitud estimada entre 8 y 8,3 en la escala de Richter, posicionándolo como uno de los terremotos más mortíferos.

Las consecuencias fueron desgarradoras, con una cifra estimada de víctimas fatales que oscila entre los 830.000 y 1 millón de personas. La mayoría de las víctimas perecieron a causa del colapso de edificaciones de adobe durante el violento sacudimiento telúrico.

Publicidad

Erupción del volcán Tambora (Indonesia) - 1815


En abril de 1815, la isla de Sumbawa, Indonesia, fue testigo de la erupción más catastrófica registrada en la historia, protagonizada por el volcán Tambora. Esta explosión volcánica monumental generó consecuencias de alcance global. Un tsunami desgarrador azotó las costas cercanas, mientras que una densa nube de ceniza se esparció por vastas extensiones del planeta, desencadenando un fenómeno conocido como invierno volcánico.

Este evento histórico llevó a un enfriamiento global y a un año sin verano en Europa y América del Norte, afectando drásticamente los patrones climáticos. Se estima que la erupción cobró la vida de al menos 71.000 personas, aunque algunas estimaciones sugieren un impacto aún más devastador, llegando hasta las 100.000 víctimas. La erupción del Volcán Tambora dejó una marca imborrable en la historia geofísica, destacando la capacidad de la naturaleza para desencadenar fenómenos de proporciones asombrosas y recordándonos la vulnerabilidad de la vida humana frente a fuerzas tan imponentes.

Publicidad

El ciclón Bhola (India) - 1970


Se conoce como el ciclón tropical más letal en la historia, situándose entre los desastres naturales más trascendentales de la era moderna. Originado en la Bahía de Bengala, este ciclón tropical cobró vida el 8 de noviembre y arremetió contra las costas del delta del Ganges durante la noche del 12 al 13 de noviembre, exhibiendo una fuerza equivalente a un ciclón de categoría 3. Los vientos, que superaron los 200 kilómetros por hora, se combinaron con una marejada ciclónica excepcionalmente intensa, impactando la costa de esta región densamente poblada, con aproximadamente 900 habitantes por kilómetro cuadrado.

Las estimaciones varían, pero se determina que el número de víctimas fueron 500.000, aunque los registros oficiales reportaron alrededor de 150.000 fallecidos y 100.000 desaparecidos. Las áreas más golpeadas fueron las islas del delta del Ganges, al sur de Dhaka. La isla de Bhola, en particular, sufrió más de 100.000 pérdidas humanas, mientras que los subdistritos de Charfasson y Tazumuddin fueron arrasados, perdiendo hasta un 46% de su población.

Tsunami del Océano Índico (Asia) - 2004


El 26 de diciembre de 2004 marcó la ocurrencia de uno de los desastres naturales más letales de la historia moderna: el Tsunami del Océano Índico. Este fenómeno devastador fue desencadenado por un terremoto submarino de magnitud 9,3 frente a la costa de Sumatra, Indonesia. Su impacto se extendió a varios países de Asia, incluyendo Indonesia, Sri Lanka, Tailandia y la India.

La cifra de víctimas de este tsunami se estima en más de 230.000 personas, con cientos de miles desplazadas de sus hogares. La magnitud de la tragedia resalta la fragilidad de las comunidades frente a eventos naturales de tal envergadura y subraya la importancia de la preparación y respuesta coordinada en situaciones de emergencia.

Publicidad

Huracán Katrina (Estados Unidos) - 2005


El 29 de agosto de 2005 marcó un capítulo devastador en la historia de Estados Unidos con la llegada del huracán Katrina, que impactó el sur del país. Las consecuencias de este huracán fueron desoladoras, con una cifra lamentable de al menos 1.836 vidas perdidas y más de $100 mil millones de dólares en daños materiales.

Nueva Orleans sufrió especialmente, enfrentándose a una doble embestida, ya que gran parte de la ciudad quedó sumergida e irreparablemente dañada por los estragos de la tormenta. Este evento natural dejó cicatrices imborrables en la geografía y la memoria colectiva estadounidense, destacando la vulnerabilidad de las comunidades frente a fenómenos meteorológicos extremos y subrayando la importancia de la preparación y la respuesta ante desastres naturales.

Publicidad

Terremoto y Tsunami de Tohoku (Japón) - 2011


El 11 de marzo de 2011, Japón fue testigo del impactante Terremoto y Tsunami de Tohoku, un evento sísmico con una magnitud de 9 en la escala de Richter. Este desencadenó un tsunami que engulló extensas áreas de la costa noreste de Japón. Las consecuencias fueron desgarradoras, con una estimación de más de 15,000 vidas perdidas y daños materiales que superaron los $200 mil millones de dólares.

Este devastador suceso resalta la vulnerabilidad de las zonas costeras y la necesidad urgente de estrategias de preparación y mitigación ante desastres naturales. La magnitud de las pérdidas humanas y materiales subraya la importancia de la cooperación global en la gestión de riesgos y la recuperación de comunidades afectadas.

  • Publicidad