Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Asesinaron a siete personas en Bogotá en los últimos días: ¿qué está pasando en la capital?

El mapa de criminalidad deja ver que, más allá del Tren de Aragua, en la ciudad delinquen múltiples y peligrosas bandas. Vea de cuáles se trata.

Asesinaron a siete personas en Bogotá este fin de semana: ¿qué está pasando en la capital?

En las últimas horas fueron asesinadas siete personas en Bogotá, donde existen varias zonas en disputa por bandas trasnacionales, así como otras de mediana y pequeña escala. Las zonas están plenamente identificadas: calle Tercera con Caracas, Santa Fe, Mártires, Candelaria, Corabastos, Usaquén y Sumapaz.

Es dentro de este gran mapa donde en este momento juegan un papel protagónico cuatro bandas a gran escala, todas de origen venezolano. Se trata de Los Meleán, Yeico Masacre, Los Maracuchos y Tren de Aragua, estos últimos documentan las torturas, asesinatos e incluso descuartizamientos como una manera de sembrar terror entre sus contradictores.

Estas organizaciones delincuenciales llegan a disputarles el control a las organizaciones colombianas para precisamente nutrirse de la economía ilícita del narcotráfico y de otro tipo de economías ilegales, como hurto, extorsión, trata de personas e incluso comercialización de armas de fuego. Y est<s disputas se están notando en los hallazgos de cuerpos embolsados, con un nivel de sevicia bastante absurdo”, dijo Isaac Morales, coordinador de Convivencia y Seguridad de la Fundación Pares.

Publicidad

Pero hay más. Según la Pares, en la capital existe otro centenar de bandas, entre ellas algunas muy reconocidas, como la banda de Los Rolex, que delinque en Chapinero y Chicó Norte; San Andresito de la 38, que se dedica a la extorsión y siacriato y delinque en Mártires; Los Paisas, en Bosa; Los Boyacos, en Usaquén y San Cristóbal Norte; Los Pascuales, en Usaquén; Águilas Negras, en Fontibón y Engativá; Los Orientales, en Suba; Clan Úsuga, en Usme, Bosa y Kennedy; Los de Camilo, en Kennedy; Los Cosquilleros, en La Candelaria, Santa Fe y Chapinero).

Publicidad

El mapa criminal es mucho más amplio y tiene la seguridad de Bogotá en jaque. De acuerdo con Morales, esto obedece a “la economía ilegal que se mueve en la capital del país puede ser 3, 4 veces lo que se pueda mover en el resto del país”.

“Entonces, es fundamental hacerse presencia y control por parte de esas organizaciones delincuenciales para precisamente monopolizar los mercados de criminalidad”, anotó.

Publicidad

Desde la Fundación Pares aseguran que la solución en Bogotá no pasa por la militarización o solo por redoblar el pie de fuerza. Según ellos, si el fenómeno no se entiende en toda su dimensión y se toman acciones de inteligencia urgentes, ninguna estrategia contra el crimen será efectiva.

  • Publicidad