Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Operación contra minería ilegal por parte de Colombia y Brasil permitió darle un respiro al Amazonas

La operación contra la minería ilegal en el Amazonas golpeó las finanzas de un grupo criminal conocido como La Familia del Norte. Se logró la destrucción de una gran cantidad de dragones.

Operación de Colombia y Brasil contra minería ilegal permitió darle un respiro al Amazonas

En Amazonas se desarrolló una operación conjunta entre Colombia y Brasil contra la minería ilegal. Los delincuentes contaminaban con mercurio dos importantes ríos de la región.

La región amazónica es considerada como el pulmón del mundo, ya que allí se produce más del 10% del oxígeno del planeta. Pero esa riqueza natural también la ha convertido en objetivo de los grupos ilegales, que, mediante un tipo de embarcaciones conocidas como dragones, extraen tierra del subsuelo de los ríos y la mezclan con mercurio para obtener el oro.

Cada dragón produce 1.200 gramos de oro al mes, vertiendo 6.000 gramos de mercurio en los ríos que contaminan más de 3.600.000 litros de agua que van a las comunidades y el ecosistema.

"La inteligencia de la Policía colombiana y la inteligencia de la Policía Federal de Brasil nos permite señalar que el grupo criminal La Familia del Norte está detrás de esos propósitos criminales en la Amazonía colombiana y brasilera", indicó el coronel William Castaño, comandante de la Policía de Carabineros de Colombia.

Publicidad

Los ríos Puré y Pureté, que atraviesan la frontera entre Colombia y Brasil, son las zonas de funcionamiento de los delincuentes, que se mueven permanentemente de lado a lado de la frontera para evadir las acciones de las autoridades, como la Operación Maloca Grande, que realizan la Policía de Carabineros de Colombia y la Policía Federal de Brasil.

"Dos meses haciendo ejercicios de coordinación operacional con la policía de Brasil y con los integrantes del consejo contra la deforestación", señaló el coronel Castaño.

Publicidad

Con imágenes de inteligencia de la Fuerza Aeroespacial ubicaron los objetivos. Grupos especiales de la Policía de Carabineros llegaron a puntos estratégicos del Amazonas colombiano. Lo propio hicieron las autoridades brasileñas.

"Con helicópteros de nuestros comandos de operaciones y con la Agencia de Medio Ambiente en Brasil", manifestó al respecto Renato Madsen Arruda, coordinador de protección de la Amazonía de la Policía de Brasil.

Ambas policías trazaron un perímetro de lado y lado de la frontera, dejando a los criminales literalmente encerrados, obligándolos a escapar y abandonar las embarcaciones. Los comandos ubicaron explosivos en cada uno de los dragones, e iniciaron la destrucción.

"Destruir del lado colombiano 12 dragones y del lado brasilero, 7 dragones más", acotó el general William Salamanca, director de la Policía de Colombia.

Publicidad

La operación golpea las finanzas del grupo criminal, pero principalmente es un respiro para los ecosistemas amazónicos donde habitan comunidades indígenas que desde hace décadas no tienen contacto con la sociedad moderna.

  • Publicidad