Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Hieren de gravedad a hombre en Bogotá por no dejarse robar: “Se escucharon 6 tiros”

La víctima, de 56 años, fue baleada tras arribar con su esposa a su casa en el sur de Bogotá. Ahora se debate entre la vida y la muerte. Un testigo narró cómo se produjo el ataque.

No se dejó robar y lo hirieron gravemente: otro aterrador caso en Bogotá

Un comerciante de Bogotá, de 56 años, fue tiroteado por delincuentes que intentaron robarle la camioneta cuando lo vieron llegar a su casa en el barrio Muzú, localidad de Puente Aranda, en el sur de la ciudad.

Un testigo, vecino del sector, narró cómo se produjo el ataque contra el ciudadano.

"Yo iba sacando el perro con mi novia y aquí llegó un carro rojo y se bajaron dos personas de la parte de atrás del carro. Se le metieron al man al carro a dispararle, forcejearon ahí y yo salí corriendo con mi novia y pues ahí fue cuando se escucharon los seis tiros”.

Tres de las balas impactaron en la víctima. Según el joven que vio lo ocurrido, las heridas fueron a la altura del cuello y el pecho.

La comunidad reaccionó y al salir a la calle vio cómo los ladrones huyeron hacia el norte de Bogotá.

Publicidad

El joven que narró lo ocurrido afirmó que vio “una ambulancia, pensé que venía para acá, pero siguió derecho. Ya ahí, con la chica llegamos a mirar y ahí ya el señor lo cogieron, lo subieron un carro particular y se lo llevaron para el hospital”.

Para colmo, los residentes del sector denuncian que donde ocurrió el hecho es la frontera de cuatro barrios y por eso la Policía tarda en llegar.

Publicidad

“En esta calle se llama barrio Autopista Sur, donde estamos parados es el barrio Muzú, donde termina la calle es el barrio Santa Rita y al frente el barrio Alcalá. Entonces, siempre que hay algún problema la policía dice que pertenece a una zona o la otra”.

El hombre baleado en Bogotá por no dejarse robar permanece en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Santa Bibiana.

  • Publicidad