Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

De la cancha al aula: Carmelo Valencia habla de su experiencia de volver a estudiar a los 38 años

Carmelo Valencia culminó su carrera futbolística tras una lesión, sin embargo, sus metas de superación personal no se detienen. En entrevista con Caracol Ahora habla sobre su nuevo camino y los nuevos retos que afronta.

El delantero Carmelo Valencia comenzó su carrera con el Atlético Nacional y la culminó con el Junior. Veinte años de vida profesional deportiva le pasaron factura, y a finales de 2022, bajo sus condiciones, se retiró de la disciplina que lo catapultó como una estrella en la cancha. Ahora, con la mirada puesta en el futuro, retomará sueños del pasado, en especial el de terminar sus estudios.

Valencia, nacido en Quibdó, pero criado en Tutunendo, nunca le tuvo miedo al trabajo. La tradición turística de su pueblo, impulsada por la Cascada Sal de Frutas, lo rodeó en la infancia de viajeros que recorrían el camino en automóviles y motocicletas. Allí, con espíritu emprendedor, tomó la primera oportunidad de negocio de su vida para ganarse “unos pesitos”, y con menos de 10 años comenzó a cuidar vehículos y hacer domicilios.

En la adolescencia, por condiciones económicas de su padre, debió abandonar el colegio por falta de recursos para pagar la mensualidad. Él, quien desde pequeño se consideró independiente, decidió irse a pasar unas vacaciones en Medellín, sin saber que sería un viaje sin retorno. Los azares de la vida lo llevaron a debutar con 19 años en el Atlético Nacional, y de ahí los pasos del éxito lo seguirían en equipos de Colombia, Corea del Sur, China y Argentina.

A pesar de las críticas por su edad, los últimos 3 años se la sudó en la cancha con la camiseta del Junior. Al dejar al “tiburón” decidió continuar radicado en Barranquilla por la educación de sus tres hijas, y, en búsqueda de nuevos retos, se le midió a terminar sus estudios como bachiller, un sueño dejó de lado 2 décadas atrás.

Publicidad

“Quería porque a mí me encanta, de hecho hoy en día lo estoy disfrutando demasiado y como te digo, tengo las metas bien trazadas y voy a lograrlo”, comenta el exdelantero con una sonrisa en el rostro. Parece que Carmelo lleva las estrategias de la cancha y la disciplina que lo caracterizó como jugador al aula. Afirma que ha tenido un buen desempeño, especialmente porque es participativo y atento, agregando que es “mayor que los chicos, ellos están entre los 14 y los 17, entonces a veces están muy dispersos y yo llego a aprovechar cada minuto con la profe para nutrirme de toda la riqueza”.

Así como en su tiempo en la cancha, la edad para él solo significa un número. Toma como ejemplo a su padre, quién después de los 40 años decidió también decidió terminar su bachillerato y estudiar Derecho, profesión que lleva más de 15 años ejerciendo. A pesar de ello, también es consciente de que la vida sigue su curso, por lo cual se mantiene alerta y enfocado en la meta, expresando que “hay que estar pilo con el tiempo, no puede perderse porque pasa muy rápido”.

Publicidad

Recuerda que cuando llegó muchos no lo conocían y creían que era un profesor. “Después entra uno que se da cuenta quien era Carmelo. Sacaba el celular y me miraba la cara. Ahí comenzaron las fotos y nos familiarizamos”. En términos académicos cree que va bien en Español, pero reconoce que está flojito en Biología, a pesar de ello, le está poniendo buena actitud, resaltando que la docente es excelente y siempre está dispuesta a ayudarlo. De una cosa está seguro, y es que “Educación Física no la puedo perder por nada del mundo”.

En redes sociales, Jose Luis Chunga, uno de sus compañeros del gremio deportivo, le pregunta que cuántos experimentos se hizo, resaltando que lo ve bien. Como él, personas del fútbol y conocidos han expresado su admiración por su decisión, impulsándolo a continuar con la excelencia que lo caracteriza. Con los ojos en el mañana, posiciona sus planes más allá del bachillerato, expresando que ya está enfocado en continuar su preparación en el ámbito profesional como administrador de empresas, pensando en futuros negocios que quiere montar.

Por el momento el Tutunendo se disfruta su etapa de colegio, la cual a pesar de la edad lo hace sentirse de nuevo como un niño.

  • Publicidad