Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Celular y redes sociales: ¿aliados o enemigos de las personas?

Según expertos, 38 millones de personas en Colombia son usuarios de redes sociales y les invierten al menos 3 horas y 32 minutos diarios. Informe especial de Noticias Caracol.

Celular y redes sociales: ¿cómo evitar la esclavitud digital?

¿Usted es consciente de cuánto tiempo está dedicando a su celular y a las redes sociales? Es que sin darnos cuenta, hoy comemos, dormimos, trabajamos y nos relacionamos alrededor de este dispositivo. Por eso, el desafío es hablar del tema y hacer ajustes, empezando desde casa.

Que el celular sea lo último que se revisa en la noche y lo primero al despertar ya dice suficiente. Y más de uno ha experimentado la fea sensación que puede causar darse cuenta de que, por ejemplo, el teléfono se quedó en la casa.

“Es parte de la vida. Tiene herramientas de comunicación como el teléfono en voz, pero también mensajes y mil aplicaciones para productividad, entretenimiento, socialización con acceso a las redes sociales”, explicó Mauricio Jaramillo Marín, periodista y analista de tecnología.

De ahí que, además de revisar lo necesario, estamos tentados a mirar constantemente noticias, reacciones o mensajes. Vivimos sumergidos en un verdadero bombardeo de notificaciones.

Quienes estudian el tema han estimado que revisamos el celular hasta cada 4 minutos. Es más, los contenidos sencillos, curiosos, cortos y repetitivos nos pueden hacer perder la noción del tiempo.

Por eso, no es de extrañar que algunos le llamen la nueva esclavitud o, en términos médicos, la nueva adicción. Según Datareportal, una organización que estudia los entornos digitales a nivel mundial, 38 millones de personas en Colombia son usuarios de redes sociales, en las cuales invierten en promedio 3 horas y 32 minutos diarios.

Publicidad

Nadie escapa a esta hiperconexión y mucho menos los 2.600 millones de personas en el planeta que tienen menos de 20 años, niños y jóvenes que nacieron literalmente con el celular debajo del brazo. Ellos han crecido en un mundo imposible de pensar sin redes sociales como Facebook, la más grande del mundo, que acaba de cumplir 20 años, o Instagram, que pronto alcanzará los 15 millones de usuarios.

Por eso, cuando estamos viendo las consecuencias del consumo abusivo de redes y pantallas, es necesario que todos hagamos un alto. Para los expertos, la educación es el camino.

Publicidad

Liliana Betancourt, psiquiatra de niños y adolescentes, asegura que el mayor elemento de protección de los menores es una buena relación con sus padres. A esto se suma la enorme responsabilidad, tiempo y esfuerzo que exige la crianza. Ya la Asociación Española de Pediatría fue contundente al afirmar que ‘Las pantallas no son niñeras’.

Además, familiares, amigos y docentes deben estar atentos a señales de alarma, principalmente cambios en el comportamiento. Pero sin duda, lo ideal es no esperar a que las cosas se salgan de control.

Una oportunidad y un problema, las dos caras de las nuevas plataformas que no podemos evadir. Quedarse cruzado de brazos no es una opción.

  • Publicidad