Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

¿Cómo cuidar sus plantas de las heladas?

Se acercan las temporadas en las que sus plantas estarán expuestas a bajas temperaturas o heladas considerables. Con el objetivo de ayudarle a preparar y proteger su jardín, le ofrecemos algunas recomendaciones que pueden resultarle útiles.

El frío, especialmente durante las heladas, puede resultar perjudicial para las plantas al congelar el agua dentro de sus células.
El frío, especialmente durante las heladas, puede resultar perjudicial para las plantas al congelar el agua dentro de sus células.
JamesDeMers/Pixabay

En varios hogares se han encargado de realizar sus pequeños jardines que quedan expuestos a la lluvia, el sol, los fríos y las heladas. O también existen algunas personas que cuentan con su enormes cultivos, jardines y plantas que se encuentran expuestas a esta situación. Siendo así, es importante que identifique y tenga en cuenta los cuidados pertinentes que debe tener en caso de presenciar esos tiempos de heladas en su lugar.

¿Qué hacer ante una helada para sus plantas?


Aproveche la eficacia de atrapar el calor en las macetas para garantizar el bienestar de sus plantas, simplemente envuelva los tiestos con plástico de burbujas. El frío, especialmente durante las heladas, puede resultar perjudicial para las plantas al congelar el agua dentro de sus células, pero el uso de plástico de burbujas puede proporcionar un escudo protector contra los rigores del viento invernal.

Frente a la cercana temporada o a la predicción de heladas nocturnas, le sugerimos ubicar sus plantas en un lugar resguardado. Traslade las plantas a un entorno más protegido y libre de heladas durante los meses más duros del invierno. Aunque un invernadero se presenta como la opción ideal, también puede recurrir a otros refugios como un garaje, un cobertizo o espacios exteriores más resguardados.

A pesar de que el impulso inicial pueda ser llevar todas sus macetas a espacios interiores con calefacción, le recomendamos tener en cuenta que un cambio brusco de temperatura puede impactar negativamente a la planta, causándole más daño que beneficio.

Publicidad

En caso de nevadas, no hay motivo de preocupación, ya que cuando la nieve cubre la parte superior de sus plantas, actúa como un manto protector que resguarda las raíces del viento y el frío. Esta simple medida puede marcar la diferencia en la salud y la resistencia de sus plantas durante la temporada invernal

¿Cómo proteger las plantas de las heladas?


En primer lugar, elija las plantas más resistentes para que puedan soportar las heladas, al menos hasta ciertas temperaturas. Le recomendamos plantar dedalera, trébol rojo, acebo y manzano. También son adecuadas para balcones y terrazas, desafiando el frío: alhelí, caléndula, eléboro, col ornamental, margarita de los prados y pensamiento.

Publicidad

Siempre seleccione plantas compactas y no demasiado grandes, riegue al mediodía, mantenga húmedo el suelo de las macetas y proporcione un abono rico en fósforo y potasio si desea que florezcan durante más tiempo.

Además, es conveniente que coloque pantallas que las protejan de las ráfagas de los heladores vientos del norte. Utilice fundas o mantas de hibernación para los ejemplares más delicados, será mejor si los traslada a un lugar resguardado o los sitúa en una pared que mire hacia el sur.

Coloque sus plantas en macetas diseñadas para resistir las heladas, ya que las macetas de terracota, aunque muy decorativas, son las más propensas a agrietarse con cambios bruscos de temperatura y heladas. Una forma sencilla de proteger sus plantas de las primeras heladas es optar por macetas de terracota vidriada, piedra o fibra de vidrio.

En cuanto al cuidado del sustrato, no olvide aplicar acolchado al sustrato, ya sea con corteza de pino, paja o incluso compost casero, para abrigar las raíces en las macetas.

Publicidad

Para prevenir el frío extremo, envuelva las macetas que puedan resquebrajarse por el frío con arpillera o malla geotextil. Si no llueve, riegue, ya que ante el riesgo de heladas, el suelo mantendrá una mayor inercia térmica.

  • Publicidad