Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Rey Guerrero, el chef que haciéndole frente al racismo hoy conquista paladares con su cocina afro

Con su tradicional cocina del Pacífico colombiano, el chef Rey Guerrero ha logrado conquistar los paladares de celebridades y diplomáticos a nivel nacional e internacional. “He pasado por muchos episodios de racismo, de clasismo, pero yo creo que lo más importante es mantenerse firme en lo que uno quiere”, asevera.

Desde que era muy pequeño, Rey Guerrero cultivó su amor por la cocina del Pacífico, que aprendió gracias a su madre y a su abuela. Una de las actividades que más recuerda de su infancia, y que lo acercaron al camino de la gastronomía, era la recolección de los ingredientes para los platos tradicionales que hacían las mujeres.

"Yo iba a recoger cangrejos con mis primos y veía como mi abuela preparaba los platos. Desde ahí nació mi amor por la cocina y empecé a estudiar, de manera empírica. Veía un programa peruano y me gustaba ver al chef porque él le ponía mucha alegría. La cocina afro y del Pacífico es de mucho color, de mucha sabrosura, mucho canto, y eso era lo que hacía mi mamá, ella fue la que me inculcó el amor por la cocina", expresó Rey Guerrero en Todas, Todos y Todes.

Al crecer, Rey Guerrero estudió en Cali administración hotelera y gastronomía e incursionó en el mundo de los negocios, pero el panorama no era tan prometedor como se esperaba así que decidió adentrarse en una nueva aventura fuera de la ciudad. De esta manera fue como el chef viajó hasta Bogotá en busca de nuevas oportunidades que le permitieran alcanzar sus sueños.

Aunque al principio fue difícil, comentó Guerrero, poco a poco le fueron apareciendo oportunidades para crecer que no dudó en tomar. Según el talentoso cocinero, al llegar a la capital del país se enfrentó a personajes racistas y clasistas que quisieron apagarle sus sueños, pero también encontró "ángeles" en formas de humanos que lo impulsaron a seguir adelante.

Mientras trabajaba como pregonador de almuerzos en la salida de un restaurante, comenzando su camino desde cero, un señor identificado como David Melo creyó en su talento y le ayudó a montar su primera cevichería en el centro de la ciudad de la furia: "En la vida de todas las personas que logran llegar a tener éxito siempre hay personas que los ayudan. Yo tuve a varias personas que me ayudaron", puntualizó.

Publicidad

El chef siguió trabajando duro para cumplir sus metas y propósitos en la vida: “Los sueños que uno tiene desde pequeño o en la juventud, los logra materializar con el trabajo, con el esfuerzo, con la dedicación y con la pasión. Yo creo que eso es lo más importante".

El evento que quizás ha sido uno de los más representativos para Rey Guerrero fue el día que lo contrataron en Alemania para cocinarle al cuerpo diplomático de Berlín. Ese día, el embajador había invitado a un grupo de personas del gremio y cuando el chef sirvió los platos, uno de los comensales se le acercó, con lágrimas en los ojos, y le dijo que ese sabor lo transportaba hacia Colombia y que le recordaba uno de los momentos más bonitos de su infancia.

Publicidad

"Lograr que con las preparaciones que se toquen los sentimientos de las personas, ese es el punto al que uno quiere llegar. Quiero transformar vidas a través de la gastronomía, quisiera transformar muchísimas más a través de lo que hago, a través de mis manos y de mi conocimiento. Estoy en ese camino, quiero llegar hasta el Pacífico colombiano y que allá haya personas que no sufran por un plato de comida", aseguró.

  • Publicidad