Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Chef colombiano ayudó a preparar más de 25.000 platos diarios a afectados por terremoto en Turquía

Un grupo de 12 voluntarios cocinó esa cantidad de platos diarios para rescatistas y damnificados. El chef colombiano Iván Francisco Escobar hizo parte de esta iniciativa y cuenta los detalles.

Por medio de la organización World Central Kitchen, dedicada al abastecimiento de alimentos donde ocurren desastres naturales, el chef colombiano Iván Francisco Escobar llegó a Turquía para apoyar a rescatistas y damnificados, brindándoles una comida diaria mientras se atendía la emergencia. Ahora se encuentra en Colombia y espera volver a viajar fuera del país para poder ayudar a quienes lo necesiten.

La organización gubernamental sin ánimo de lucro fue fundada por el chef español José Andrés Puerta, para responder a la escasez de alimentos en Haití provocada por un terremoto que devastó la isla en 2010.
Al conocer la magnitud del terremoto que afectó a Turquía y Siria, el chef colombiano expresó su interés por ayudar y desde la organización le dijeron que lo tenían en cuenta como voluntario. “Nos reunimos en la ciudad de Adana y ahí organizamos el equipo de chefs y de líderes dentro de la organización”, comenta.

Según el relato de Escobar, el desastre era tan grande que tuvieron que montar diferentes agrupaciones en diversos puntos, con el objetivo de alimentar a los sobrevivientes y a los rescatistas que estaban haciendo turnos de 24 horas para encontrar personas entre los escombros. “Había destrucción como nunca la he visto, las imágenes eran demasiado fuertes”, recuerda.

El grupo de voluntarios montó una cocina de campo en el espacio abierto de un salón de eventos que había sido afectado por el terremoto, el lugar era lo suficientemente amplio para producir los 20 a 25.000 platos al día que necesitaban. Allí pusieron camiones refrigerados que cumplían la labor de nevera y almacén de alimentos.

Escobar destacó la presencia de cocineros turcos voluntarios, ya que lo importante era poder subirle el ánimo a los comensales con sabores propios de su cultura y no llegar a imponer nuevos sabores. La idea era poder preparar un solo plato cargado de proteína y nutrientes que les sirvieran a los rescatistas, que solo comían una vez al día. “Hacíamos carne guisada con muchos vegetales y arroz”, dice.

Publicidad

El equipo estaba conformado por seis cocineros, cuatro encargados de aseo general y otras dos personas ayudaban con la carga de los ingredientes. Según el chef barranquillero, se cocinaba cerca de dos toneladas de carne al día y luego los platos eran transportados por terceros que cumplían con la misión de distribuir la comida. “Era un esfuerzo por darle a la gente la mejor comida posible, a diferencia de otras organizaciones. Se notaba la calidad”, señala Escobar.

El momento quizás más difícil para los voluntarios fue cuando estaban descansando una noche y hubo una réplica del terremoto con una magnitud de 6,8. “Fue algo de verdad impresionante”, comenta.

Publicidad

El chef colombiano cuenta que la estructura metálica de la cocina comenzó a bailar y todo se sentía como vibraciones. “Sentir que la tierra se mueve como nunca lo has sentido es una sensación que nunca voy a olvidar”, anota.

Por ahora, Iván Francisco Escobar se encuentra planeando un viaje de regreso a Turquía para ver cómo sigue la situación y ayudar a quien lo necesite. Finalmente, agradeció a las personas que genuinamente se atrevieron a apoyar a las personas por fuera de la organización.

  • Publicidad