Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Polémica en Venezuela: condenan a 16 años de cárcel a dirigentes sindicales

A los 6 dirigentes sindicales autoridades de Venezuela los señalan de "conspiración" y de pertenecer a un grupo subversivo apoyado desde Colombia. ¿Qué dicen organizaciones defensoras de derechos humanos?

Thumbnail

Seis sindicalistas fueron sentenciados a 16 años de prisión en Venezuela por acusaciones de "conspiración" contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, informaron este martes organizaciones defensoras de derechos humanos, que rechazaron la condena.

Los dirigentes sindicales Reynaldo Cortés, Alfonzo Meléndez, Alcides Bracho, Néstor Astudillo, Gabriel Blanco y Emilio Negrín fueron arrestados en julio de 2022, en medio de protestas en distintas regiones del país en exigencia de aumentos de salarios y mejoras en las condiciones laborales en el sector público.

"Han sido condenados por los delitos de conspiración y asociación para delinquir a 16 años de cárcel por la juez Grendy Duque, a pesar de ser inocentes", publicó la ONG Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia en Twitter, rebautizado como X.

Publicidad

Esta organización sostuvo además que la Fiscalía no presentó "pruebas" suficientes para sostener la acusación.

Publicidad

El salario mínimo en Venezuela equivale a menos de 5 dólares mensuales, complementado por bonos estatales de alrededor de 65 dólares.

El costo de la canasta alimentaria, en contraste, sobrepasa los 500 dólares por mes de acuerdo con estimaciones privadas, en un país castigado por la inflación.

"Esta condena sin ningún asidero, sin pruebas, demuestra, una vez más, que el sistema de 'justicia' está al servicio del poder y no de los ciudadanos. La lucha por reivindicaciones, por la libertad, por el bienestar de los venezolanos no es un crimen", publicó en X el activista social Roberto Patiño.

Publicidad

Dirigentes políticos de la oposición también expresaron rechazo a la decisión judicial.

Publicidad

¿Qué dice el fiscal de Venezuela?

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, aseguró este jueves que los seis hombres condenados el martes a 16 años de prisión no son sindicalistas -como aseguran la defensa, numerosas ONG y políticos- y ni siquiera eran trabajadores de empresas públicas o privadas, sino "conspiradores".

"Se ha difundido información falsa haciendo pasar a un grupo de conspiradores como supuestos sindicalistas que habrían sido procesados y condenados por defender los derechos de los trabajadores (...) No son líderes sindicales, ni están inscritos en el seguro social estos seis hombres", dijo el funcionario en una alocución televisada.

Explicó que, en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), donde reposa la data de todos los empleados formales del país, los condenados "aparecen como cesantes" y que ninguno de ellos presentó durante el juicio alguna constancia que los acreditara como miembros de algún sindicato.

Publicidad

Saab insistió en que Reynaldo Cortés, Alonso Meléndez, Alcides Bracho, Néstor Astudillo, Gabriel Blanco y Emilio Negrín pertenecían a una "organización subversiva" y "actuaron al margen de la ley (...) conspirando contra la democracia venezolana".

Publicidad

"Se obtuvo evidencia concluyente que este grupo había planificado realizar varias acciones en contra del Gobierno (...) planificaban realizar actos de sabotaje y entorpecimiento en las actividades del 5 de julio del año 2022, donde se encontraba presente el presidente Nicolás Maduro y el alto mando militar", sostuvo.

Además, el fiscal dijo que trató este caso con representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) en Caracas, quienes, aseguró, "quedaron satisfechos" con la información que se les brindó, la cual sustenta que los hombres no fueron procesados por solicitar mejoras salariales.

Publicidad

El pasado junio, Eduardo Torres, uno de los abogados de los sindicalistas, dijo a EFE que la acusación representa "una aberración porque ellos están asociados para defender derechos, y los ampara, no solo a Constitución y las leyes, sino el convenio 87 de libertad sindical de la OIT (Organización Internacional del Trabajo)".

  • Publicidad