Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

En Nariño, 11 líderes sociales han sido asesinados en 2023: "Jóvenes se ven obligados a delinquir"

En 2023, 135 líderes sociales han sido asesinados en Colombia. Noticias Caracol habló con un líder social de Tumaco que afirma que en su ciudad "ser defensor de derechos humanos es un delito que pagamos no con cárcel sino con la vida".

Jóvenes en Tumaco "se ven obligados a delinquir": habla líder social que lucha por su gente

En Colombia, 135 líderes sociales han sido asesinados en lo corrido del 2023, según Indepaz y se cree que por cada asesinado hay 3 amenazados. Sin embargo, la vocación y compromiso de defender los derechos de sus comunidades los lleva a continuar su trabajo bajo el temor de perder hasta la vida.

Noticias Caracol viajó a Tumaco para conocer el testimonio de Wilberth Quiñonez. En este rincón mágico de Colombia hay una historia de resiliencia, su gente la construye todos los días, y si se trata de contarla, los jóvenes son los protagonistas.
“Ese joven que te encuentras en la calle es una persona que tiene poco acceso a la educación, que se ha visto obligado a participar en el conflicto armado”, explica Wilberth.

A él le duelen las carencias de Tumaco y ese dolor lo comenzó a sentir desde los 12 años, cuando las ganas de luchar por su comunidad fueron más fuertes que el deseo de ser actor, como alguna vez se imaginó.

"En Tumaco hay unas batallas grandes, nos abanderamos de ese proceso justamente para salir a exigir, a reclamar y a que se cumplan esos derechos de las comunidades vulnerables", dice.

Publicidad

Una bandera que no es fácil de llevar para un joven de 20 años en una tierra donde el conflicto derivado del narcotráfico es el principal de sus males, y donde el trabajo de los líderes sociales no cae bien.

“En Tumaco los grupos armados al margen de la ley nos amedrentan, nos persiguen, porque queremos transformar en cosas positivas, las cosas negativas que hacen en el territorio. Acá la ley es el conflicto armado”, añadió.

Tumaco es la segunda ciudad de Nariño con cerca de 200 mil habitantes. Allí la fortaleza de su gente da la sensación de llevar una vida tranquila, pero carecen de alcantarillado, sufren constantes cortes de luz y racionamientos de agua.

Publicidad

Angelica Ortiz, otra joven tumaqueña, sí que sabe de estas fallas en su ciudad.

A ella se le corta la voz cuando cuenta un suceso difícil que enfrentó: “No pude sustentar a tesis porque justo el día que me tocaba no había señal de internet y tampoco hubo energía”. Angélica afirma que le dolió el alma porque le tocó esperar un año para poder graduarse.

Ella es otra joven que se unió al equipo de trabajo de Wilberth con el sueño de cambiar la historia y conseguir atención a lo que hoy reclama Tumaco.

Cada año se gradúan como bachilleres, aproximadamente, 10.000 jóvenes de la costa Pacífica nariñense y ahí comienza su preocupación: ¿qué hacer? ¿cómo lograr sus sueños?
El liderazgo de Wilberth se le hizo más difícil cuando públicamente anunció que era líder social y representante de la comunidad LBTIQ+. Aunque allí creció, aunque allí la gente lo saluda en cada esquina como si fueran familia, desde hace seis meses una amenaza lo sacó de Tumaco.

Publicidad

El líder social denuncia que “en Nariño ser gay es un pecado que no se puede pagar y ser defensor de derechos humanos es un delito que pagamos no con cárcel sino con la vida".

Pero Wilberth no tiene miedo, “yo siempre he dicho que la mejor protección para nosotros los líderes son las comunidades".

Publicidad

Según Indepaz, este año han sido asesinados 135 líderes sociales en Colombia y, de estos, 11 alzaban su voz en Nariño y seguramente compartían algunos ideales de Wilberth Quiñonez.

  • Publicidad