Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Los peligros del asbesto, un enemigo bajo tierra que preocupa a los habitantes de Sibaté

Pese a que el asbesto está prohibido en Colombia, el cáncer que produce sigue cobrando vidas. La peligrosa fibra mineral se oculta en gran parte de los suelos de Sibaté, lo que demuestra la urgencia de enfrentar este problema que genera temor.

Los peligros del asbesto, un enemigo bajo tierra que cobra vidas en Colombia

El asbesto está prohibido en Colombia desde 2021, pero el cáncer que produce sigue dejando víctimas. Por esa razón, un grupo de investigadores se puso a la tarea de buscar esa peligrosa fibra mineral y, finalmente, la encontró oculta en el suelo de uno de los municipios que más muertos ha puesto. ¿Cómo llegó el asbesto al suelo de un pueblo como Sibaté, Cundinamarca?

Sibaté en lengua muisca significa derrame de la laguna. Fue en las aguas de la laguna del Muña donde quedaron navegando los mejores recuerdos familiares. Las personas pescaban, navegaban o hacían los llamados piquetes de olla en otros tiempos.
En 1940, con el inicio del proyecto hidroeléctrico, el cambio fue total. El embalse del Muña se convirtió en la gran charca de aguas contaminadas que venían a caer del río Bogotá. Los nidos de moscas atacaban sin piedad a los residentes, perturbando su salud.

En 1942 se instaló la primera fábrica de asbesto en Colombia, dando paso al gran complejo industrial que hoy es vecino del municipio. Fue entonces cuando el aire comenzó a contaminarse.

El profesor Juan Pablo Ramos, ingeniero ambiental e investigador, por más de ocho años se ha obsesionado científicamente por saber qué relación existe entre un tipo de cáncer letal que causa la muerte de pobladores y la existencia de un mineral contaminante descubierto bajo la capa del suelo del pueblo.

Publicidad

"El embalse originalmente rodeaba a Sibaté, había lo que se llama las colas del mundo, que son entradas de agua que salen del embalse y rodeaban la zona urbana del municipio”, acotó Juan Pablo Ramos, investigador asociado a la Universidad de los Andes.

Para frenar esas entradas del agua que abrazan el pueblo, la comunidad creó diques de contención. “En unos sitios muy dentro del pueblo, en la zona urbana, se hicieron unos rellenos y se construyeron escenarios deportivos. Dentro de eso hay una capa de asbesto y es un asbesto que está suelto y se conoce como asbesto friable”, agregó Ramos.

Publicidad

¿Por qué hay asbesto debajo de Sibaté, municipio de Cundinamarca? Fue la primera pregunta que llevó al equipo de investigación a realizar un mapeo detallado de la zona para determinar el riesgo en salud pública de sus habitantes.

"En varias zonas de Sibaté hay una capa de asbesto, que es un asbesto suelto en el subsuelo. Si uno hace una excavación o hace cualquier tipo de perturbación, hay un riesgo de exposición al asbesto, por eso hay que mantener esa capa aislada”, dijo el investigador.

La investigación científica fue publicada recientemente en el libro Sibaté, la amenaza del asbesto, por ediciones Uniandes. Allí los investigadores nacionales e internacionales describen al detalle la forma como abordaron el tema en terreno desarrollando un muestreo científico del suelo.

Las muestras fueron analizadas por laboratorios norteamericanos que determinaron la existencia de la capa de asbesto friable. Un inquietante hallazgo que demuestra la urgencia de enfrentar este problema que sigue cobrando vidas de colombianos.

Publicidad

“El asbesto son fibras minerales, es decir, uno las saca de una mina. Tuvo muchísimas aplicaciones industriales porque tenía unas propiedades que lo hacían muy útil. Sin embargo, causa diferentes tipos de cáncer, mesoteliomas, cáncer de pulmón, laringe, ovario… y hay una enfermedad muy importante que es el mesotelioma y está estrechamente ligada con la exposición al asbesto”, enfatizó Juan Pablo Ramos.

El mesotelioma es un tipo de cáncer mortal, producto de la exposición a la fibra. Se incuba en el organismo durante periodos prolongados, 30 o 40 años, hasta que aparecen los síntomas letales de la enfermedad.

Publicidad

Vea el informe completo en el video incluido en este artículo.

  • Publicidad