Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“Herir a una mujer es ultrajar a Dios”, dijo el papa Francisco en su primera misa del 2022

Poco después, durante el ángelus, instó al mundo a "arremangarse para construir la paz" y trabajar por una sociedad mejor.

Thumbnail

Con motivo del 55º Día Mundial de la Paz, el papa Francisco, líder de los 1.300 millones de católicos del mundo, dedicó su discurso del ángelus a alentar el cese de la violencia y dijo a la multitud reunida en la Plaza de San Pedro que mantuviera la paz en sus pensamientos.

"Vayamos a casa pensando: ¡paz, paz, paz! Necesitamos la paz. ¡Queremos la paz!"", dijo tras la oración del Ángelus.

Bajo un cielo soleado, el papa Francisco, que cumplió 85 años el 17 de diciembre, recordó a los fieles que la paz requiere "gestos concretos", como perdonar a los demás y promover la justicia.

La paz, además, se construye con el diálogo entre generaciones, con la educación y con el trabajo: "Sin estos tres elementos, los cimientos faltan".

Publicidad

"No sirve abatirse y quejarse, sino arremangarse para construir la paz", afirmó.

Más temprano, durante la misa en la Basílica de San Pedro en honor a la Virgen María, el papa Francisco, que en marzo comenzará el noveno año de su papado, pronunció una homilía en la que calificó la violencia contra las mujeres como un insulto a Dios.

Publicidad

"Mientras las madres dan la vida y las mujeres guardan el mundo, todos debemos trabajar para promover a las madres y proteger a las mujeres", dijo.

"¡Cuánta violencia hay contra las mujeres! ¡Basta! Herir a una mujer es ultrajar a Dios, que tomó la humanidad de una mujer", aseguró.

En la víspera de Año Nuevo, el papa Francisco no presidió las vísperas en la Basílica de San Pedro, como estaba previsto, y en su lugar cedió el servicio al decano del Colegio de Cardenales, Giovanni Battista Re.

El pontífice leyó la homilía, pero pasó la mayor parte del servicio sentado al margen. En 2021, no pudo celebrar las misas de Año Nuevo debido a una dolorosa ciática.

Publicidad

El viernes, el Vaticano canceló la tradicional visita del Papa al Belén en la Plaza de San Pedro como precaución por el coronavirus.

Como en el resto de Europa, Italia, y por extensión el pequeño Estado de la Ciudad del Vaticano, se enfrenta a un aumento importante de casos.

Publicidad

  • Publicidad