Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El duro relato de una víctima de reclutamiento forzado en Colombia: ”Esa gente daña la inocencia”

Durante 9 años, este joven vivió un infierno tras el reclutamiento forzado por parte de la extinta guerrilla de las FARC. Después de escapar de las garras de alias ‘Mayimbú’, él decidió convertirse en un soldado profesional.

Testimonio de una víctima del reclutamiento forzado en Colombia: ”Esa gente daña la inocencia”

Durante el 2022, en Colombia, cada mes cinco niños fueron reclutados por bandas criminales. Las autoridades creen que existen muchas familias que, por miedo, no denuncian el reclutamiento forzado.

Las botas, desde los 9 años, hicieron parte de la vida de Andrés, a quien se le dirá así para proteger su identidad. Su vida cambió por completo tras ser reclutado por las extintas FARC en el departamento del Cauca.

Yo allá raspaba coca, trabajaba en cocinas de laboratorio”, indicó esta víctima del reclutamiento forzado en Colombia

A sus 10 años, los reclutadores lo prepararon en manejo de armas y en emboscadas contra la fuerza pública, pues lo entrenaban cada 15 días.

"Tres meses de instrucción y nos daban la instrucción de emboscada, contraemboscada, resistencia para cargar el equipo y así poder resistir más”, agregó esta víctima del reclutamiento forzado.

Publicidad

Con tan solo 12 años Andrés, y cientos de niños más, fueron enviados a los diferentes frentes de las FARC que delinquían en todo el territorio nacional.

Él se quedó en el Cauca, donde el temido narcotraficante y sanguinario conocido como ‘Mayimbú’ lo convirtió a los 13 años en su conductor personal y escolta.

Publicidad

Sin embargo, pasaron los días y ‘Mayimbú’ hizo de su vida un infierno, por lo que aprovechó un descuido y escapó, puesto que “una vez me dejaron solo en una casa y yo tome la iniciativa y me fugué”.

Con sus armas largas y cortas, a los 16 años, Andrés se entregó a un grupo de militares en el municipio de Suárez, Cauca.

Un año después de reencontrarse con su familia, tomó la decisión de hacer parte del Ejército tras aprobar todos los exámenes. Hoy en día es soldado de las Fuerzas Militares y por seguridad fue trasladado, junto con su familia, a un batallón de Boyacá.

A sus 18 años, le envía un mensaje a los que considera son los más despiadados reclutadores, pues aseguró estás personas dañaron sus sueños y los de al menos 100 niños que vivieron con Andrés el infierno del reclutamiento.

Publicidad

“Esa gente daña la inocencia, uno aprende a disparar, aprender a matar”, expresó

De acuerdo con los registros, el año pasado se frustraron los sueños de 55 niños en Colombia por el reclutamiento.

Publicidad

  • Publicidad